La última foto de sandía que puse por aquí es del 10 de agosto del año pasado si no me he saltado ninguna. Y la comí en el Empordà. Hoy es la primera del año y ha sido todo un “evento”. La hemos ido a comprar y nos hemos ido al parque a disfrutarla como merece. Nuestro pequeño (5 años) es muy selectivo con la fruta, no le gustan las “normales” pero sí las de verano o tropicales. Igualmente, a veces la sandía no la quiere por las pepitas. Pero hoy ha disfrutado un montón (aunque ahí le tenéis mirando su trozo de sandía inspeccionando que no hubiera ninguna pepita) supongo que por la ilusión del primer día.

La sandía tiene alrededor del 93% de contenido de agua. Es alta en licopeno, que reduce las posibilidades de cáncer, en antioxidantes para reducir el deterioro de la edad, y en óxido nitroso, increíble para regular la presión arterial. Entre las frutas, tiene alto contenido en proteína (una rodaja de sandía contiene casi 2g de proteína, no está mal para una fruta; por ejemplo la misma cantidad en manzana no llega a 1g de proteína).

Comer agua! Según estudios comer frutas y verduras con alto contenido en agua nos hidratan el doble que si bebiéramos la misma cantidad de agua. Además, al comer frutas y verduras también consumimos azúcares naturales, aminoácidos, sales minerales y vitaminas. Son alimentos perfectos para el cuerpo humano en cuanto composición.

Ya habéis empezado a comer frutas de verano? Melocotones, albaricoques, cerezas, sandías, melones, nísperos… va, dadme un poco de envidia que yo en Londres todavía nada de nada a parte de esta sandía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *