Esta manzana la llevaba envuelta en una servilleta de tela. Antes la hubiera llevado en una bolsita de plástico o en un papel de cocina hasta que pensé que tenía que buscar una alternativa que no tuviera que tirar. Y se me ocurrió lo de la servilleta. Lo mismo cuando nos llevamos la comida y nuestros cubiertos, los envuelvo en una servilleta de tela. Al llegar a casa, se lava todo, y listo!

Todo esto son pequeños hábitos que generan un gran impacto pues de esta manera se deja de generar residuos (o se reducen mucho).

El residuo cero o zero waste es muy difícil de conseguir en la sociedad en que vivimos, pero sin duda se pueden hace muchísimas cosas para reducir los residuos que generamos al máximo.

Parece verano en Londres.

Hay muchas tiendas ahora que se dedican al zero waste que venden tazas y pajitas reusables, cepillos y estropajos ecológicos, cubiertos para llevar en su estuche, bolsitas de tela para ir a comprar y meter la fruta y la verdura, etc. Sin duda son artículos súper bonitos y muy útiles pero algunos los podemos encontrar en casa, cosas que ya tenemos. Por ejemplo lo que os decía de las servilletas de tela, no me ha hecho falta comprarme una bolsita o estuche nuevo.

Seamos creativas y reutilicemos lo que ya tenemos antes de adquirir algo nuevo.

Si después de pensar y reutilizar necesitáis algo os recomiendo que miréis lo que tienen en Rebellum Store. Encontraréis todo lo que necesitéis zero waste y Carla y Jessi son increíbles: veganas, ecologistas, feministas y unas auténticas artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *