¿Un brownie que es comida real? ¡Wow! Se puede. Comiendo este brownie no pensábamos, “venga, el capricho del día”, sino, “¡estamos comiendo!” Y también con nuestro pequeño, al que le cuesta comer, ¡le ha gustado! Brownie sin cacao, sin harinas ni azúcares refinados, sin aceite, sin huevos y sin leche de vaca… 100% vegetal.

Cada día, procuramos que M coma al menos dos raciones de legumbres. Vamos ofreciendo garbanzos, judías, lentejas (marrones y verdes), tofu, tempeh, trigo sarraceno, habas, burgers veganas… pero a veces no quiere, o no le gusta o no le apetece. Así que tenemos un repertorio amplio, en cuanto a legumbres, para acertar y que se las coma.

¡Este brownie lleva legumbres! La receta original pedía judías rojas o negras (para que quede más oscuro) pero yo solo tenía blancas y mirad qué color más chulo igualmente. La receta es de @lilykoihawaii aunque yo la he modificado un poco. Por ejemplo, llevaba copos de avena molidos para asemejar una harina, pero yo no tengo ningún aparato para molerlas así que he puesto los copos enteros. Han quedado genial. También llevaba arroz integral molido! @lilykoihawaii siempre usa “harinas” muy saludables, simplemente muele granos enteros como de arroz, avena o trigo sarraceno, porque hace recetas sin gluten. Yo, al no tener aparato para moler, he optado por no poner la harina de arroz y usar solo los copos de avena.

Luego, la receta original llevaba cacao en polvo pero nosotros no consumimos cacao porque es estimulante y no considero que sea un alimento saludable para los niños pequeños. Si a mí me provoca taquicardia e insomnio, no quiero probar lo que haría con nuestro hijo de ahora 5 años y, aún menos, cuando tenía 1, 2 o 3 años y ya hacíamos pasteles saludables. En lugar de cacao siempre usamos algarroba en polvo. Es un sustituto perfecto al cacao, además es dulce, no es estimulante y tiene mucha fibra y calcio. Un alimento en sí.

Exactamente cómo he hecho yo en el brownie

Ingredientes secos:

  • 1/4 taza de copos de avena.
  • 1/2 taza de algarroba en polvo.
  • 3 cucharadas de azúcar mascabado.
  • 1/2 cta bicarbonato sódico.
  • 1/2 cta sal.

Ingredientes húmedos:

  • 1 taza judías blancas.
  • 3/4 taza leche de avena.

Mezclar los ingredientes secos. A parte, batir los ingredientes húmedos. Y mezclarlo todo con una cuchara. Poner en un recipiente para horno de algún material que no se pegue y al horno a 180ºC durante 40 minutos.

A los 40 minutos he hecho la prueba del cuchillo y ha salido un poco manchado, pero no quería que se secara mucho porque es bueno que quede un poco jugoso por dentro. Así que he apagado el horno y lo he dejado 5 minutos más.

¿Y cómo ha quedado? ¡Buenísimo! Yo sabía que a mí me gustaría, porque me gustan estos experimentos y ya he hecho recetas similares antes. Pero el resultado ha superado mis expectativas. Estaba esponjoso y ¡súper dulce! Y lo bueno es que a papá y, sobre todo, a M ¡les ha gustado un montón! Esto sí que es importante: se come un brownie pero está comiendo legumbres y copos de avena, dos alimentos buenísimos llenos de propiedades. ¡Y mucha proteína vegetal!

Os cuento un poco sobre el dulzor. Nosotros estamos acostumbrados a comer cosas poco dulces, al menos, de azúcares añadidos. Cuando hacemos pasteles siempre modificamos las cantidades de azúcar y ponemos muchísimo menos de lo que se pide. Esta receta pedía 1 taza de azúcar y yo solo he puesto 3 cucharadas. Resultado: incluso demasiado dulce para nosotros. La próxima vez pondré menos, quizás hasta 1 cucharada es suficiente para nuestro paladar. Además, recordemos que la algarroba es dulce, así que de ahí ya obtenemos dulzor. Siempre pensamos que si a un pastel le falta dulce se puede arreglar poniéndole una mermelada encima, o comerlo con unos dátiles o pasas, o con fruta.

Nosotros somos fans de los bols caprichosos y saludables a la vez. ¿Que son? Algo que comemos mi marido y yo cada día de postre. Ponemos fruta que tenemos congelada (trozos de plátano, frutos rojos, como arándanos, fresas, moras), un poco de crema de cacahuete, algarroba en polvo y un poco de leche vegetal. Queda delicioso, parece que estés comiendo entre helado y batido. Pues a estos bols, seguro que hoy y mañana le pondremos trozos de este brownie. ¿Os lo imagináis remojado en leche?

Una cosa más sobre el azúcar mascabado: simplemente decir que es “el azúcar más natural que se comercializa, no está refinado, y para fabricarlo se extrae el jugo de la caña de azúcar y se deja evaporar hasta conseguir un residuo seco que después de ser molido, sabe a regaliz, café y caramelo endulzado” (Wikipedia).

O sea que, ya veis, que este brownie no lleva ni harina ni azúcar blancos, ni aceite, ni chocolate o caco, ni leche de vaca, ni huevos. Todo 100% vegetal con alimentos muy naturales y saludables como sus ingredientes principales: los copos de avena, las judías y la algarroba.

Información nutricional del brownie

Para acabar os dejo con información nutricional del brownie. Si decimos que una porción de este pastel era una octava parte, nos queda que por ración este brownie tiene 90 kcal, 19,7 g carbohidratos, de los cuales 5,9 g azúcar y 4,9 g fibra, 0,9 g de grasa saludable (poliinsaturada), 3,5 g proteína, y destaca por su contenido en vitaminas del grupo B, ácido fólico, calcio, hierro, magnesio, manganeso, selenio y zinc para citar algunas vitaminas y minerales. Así que es un pastel muy saludable, alto en fibra, bajísimo en grasa y lleno de nutrientes.

¿Tenéis alguna receta capricho-saludable?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *