El veganismo no lucha por hacer de la vida de los animales de granja más tolerable, llevadera, menos cruel. Persigue el objetivo de que los animales se dejen de ver como meros recursos, es decir, objetos a nuestro servicio.

Hoy en día sabemos (gracias a un sinfín de estudios, doctores, científicos…) que una alimentación sin productos de origen animal es totalmente factible, sostenible y saludable.

También tenemos mucha más información sobre las condiciones en que los animales (mal)viven en las granjas y podemos decidir no contribuir más en ello.

Cada una de nosotras nos posicionamos y decidimos en cada momento que nos llevamos algo la boca, cuando nos compramos ropa, cuando escogemos nuestros entretenimientos.

Os invito a conocer cada uno de los motivos del veganismo y que el veganismo no es solo comida en mi libro “Mi hijo se ha hecho vegano” que encontraréis en librerías españolas y en Amazon: https://amzn.to/2ZcumpR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *