Sábado 12 de octubre acabó siendo un día zero waste y vegan, lleno de buenos momentos y gente con la mejor energía. Y qué decir del clima: mediados de octubre y no se puede estar más cómoda en la calle, todavía en ropa de verano. Sin haberlo planeado, fue un día de descubrimientos más un rato de disfrute en uno de mis lugares favoritos de Barcelona. ¿Os quedáis a saber qué, dónde, con quién?

Dos tiendas zero waste en Barcelona

Empecé en el Posidonia Green Festival, donde conocí dos tiendas zero waste. Una es tienda física en Gracia (Barcelona), El Cambio Lógico, a quienes compré un filtro para agua de carbón activado de Black + Blum que dura 6 meses y un cepillo biodegradable para lavar los platos de Redecker. En la otra, One Earth Bcn, online, que si vives en Barcelona tienen punto de recogida cercano al Arc de Triomf para ahorrarte gastos de envío, adquirí mi primera esponja konjac (100% vegetal) de Clemence et Vivien que sirve para limpiar y exfoliar suavemente la piel de la cara y el cuerpo. En estas tiendas se pueden conseguir bolsas para ir a comprar a granel, pajitas y tazas reutilizables, pastas de dientes en tarros, jabones y champús sólidos, y muchísimo más.

En el festival también había charlas todo el día, música y actividades para niños para concienciar sobre un estilo de vida más sostenible. Lo que dejó mucho que desear fueron los foodtrucks: solo dos y apenas opciones veganas. Un festival sobre sostenibilidad y medioambiente que promueve el consumo de animales. A muchas de nosotras no nos cuadra. Pero no voy a entrar en este punto hoy.

El gran problema del plástico en el mar, pero ¿solo pajitas?

Asistimos a una charla que hablaban del problema del plástico en el mar, de los microplásticos, de los animales marinos que cada día se rescatan para ayudarles con pajitas, o palitos de chupa-chups, o ¡globos! que se les han quedado atascadas en la boca, las patas o en otras partes del cuerpo. Hablaron trabajadoras de Fundación CRAM, entidad privada sin ánimo de lucro, destinada a la recuperación y a la conservación del medio marino y sus especies amenazadas. Lo que no nos acabó de encajar es que se habló mucho de los problemas que causan los productos de plástico, especialmente botellas, bolsas, pajitas, palitos de chucherías, globos, pero en ningún momento se puso el énfasis en el hecho de que el porcentaje más alto de plástico en el mar proviene de redes y artilugos de pescar. Otras vez, nos parece una falta de sinceridad y ganas de ocultar la dura realidad. Estos movimientos zero waste son importantes, pero tenemos que encontrar los grandes causantes de todos los males y siempre llegaríamos al mismo lugar: ganadería y pesca son las actividades mayores contaminantes del planeta.

Y de eso raramente se habla. Sí dejar de usar pajitas de plásticos pero sí a seguir comiendo pescado (pesca = “Las grandes industrias pesqueras utilizan maquinaria comercial de gran tamaño para la pesca de arrastre, arrasando el lecho marino y provocando que millones de animales, incluyendo ballenas, delfines y tortugas, queden atrapados y mueran en las redes. Esto se conoce como «captura accidental» y es la razón por la que especies como el delfín de Maui y la ballena franca del Atlántico Norte se encuentran al borde de la extinción”. Fuente: Million Dollar Vegan).

Opciones veganas en Paral·lel

Más tarde quisimos ir a comer algo dulce y vimos que cerca de allí había el Avocado (en Paral·lel) que salía en Happy Cow como lugar con opciones veganas y qué buena sorpresa. Tienen montones de ensaladas, entrantes, street food, batidos, zumos, pasteles y galletas veganas. Mesas en la terraza en la avenida del Paral·lel y dentro muy acogedor con una decoración muy agradable, mezcla de madera, piedra, plantas y cuadros coloristas.

Avocado (en av. Paral·lel, Barcelon). Opciones veganas

Más zero waste y cosmética vegana en el Raval

De ahí, mi amiga The Vegan Word me habló de una tienda zero waste, Grey Street Barcelona, que tiene local en el Raval y en el Born y fuimos a ver qué tal. Por proximidad fuimos a la del Raval. Es súper acogedora y tiene productos muy interesantes y exclusivos. Para regalar, cerámica, ropa, accesorios, productos zero waste, como cosmética de Potions (increíbles mezclas de aceites y esencias florales) o los desodorantes en barra con envoltorio de papel Ben & Anna. También arte y humor, de la mano de Flavita Banana. Hace mucho que sigo a esta artista feminista y me hizo mucha gracia ver sus ilustraciones ahí.

En Grey Street encontramos algunas tarjetas de otros comercios y nos llamó la atención la de Gata Cosmetica Orgánica que además estaba allí mismo (en Pintor Fortuny, también en el Raval). Y, ¡oh!, qué descubrimiento. Lidia es la propietaria, encantadora, vegana, te da un trato totalmente personalizado y acabamos hablando de un montón de cosas. Cosmética orgánica certificada, facial y corporal, con un 95% de sus productos veganos y muchos zero waste también. Seguidla mejor en Instagram donde la cuenta está activa y al día. Ofrece también terapias y talleres. Productos muy exclusivos, yo adquirí una mezcla de aceites facial antiedad de Khadi, marca que ya conocía por sus tintes vegetales naturales veganos y ayurvédicos. Este aceite ya lo había visto hacía tiempo y me llamaba muchísimo la atención sus ingredientes. Ya veréis:

El aceite facial y corporal anti-edad Khadi está elaborado con aceite de Sésamo biológico que es anti-oxidante, disminuye el daño causado a la piel a través de los años. La vitamina E con aceite de semillas de Zanahoria protege contra los rayos nocivos del sol y evita el foto-envejecimiento de la piel. El aceite de Almendra es muy recomendado en Ayurvedia para combatir la sequedad, para hidratar la piel y evitar las arrugas. El aceite de Ricino es un verdadero emoliente que alivia la sequedad extrema. El aceite de germen de Trigo favorece la regeneración de nuevas células y elimina cicatrices y estrías. El Sándalo, Manjistha, Cúrcuma y Brahmi previenen la pigmentación y las  manchas. Shatavari y Ashwagandha se recomienda en Ayurvedia para curar  las células dañadas. El aceite de Pachuli ayuda a regenerar la piel dañada y prevenir las arrugas. La fragancia de Pachuli levanta  el ánimo y aminora la ansiedad.

¡¿Qué os parece?!

Y por último, uno de mis lugares favoritos: delicias veganas y la mejor energía

(Foto arriba) Por fin, al salir de allí nos dimos cuenta de que tan cerca estábamos de Petit Brot y no nos pudimos estar de ir a decir hola a Laura y Aleš y hacer un pequeño tentempié (¡que se nos habían hecho las siete de la tarde!). Compartimos un dúo de quesos (crema de anacardos) / patés (hummus raw rosa hecho con pipas de girasol y remolacha) con crudités, crackers raw caseros y germinados de cultivo propio (cuatro tipos) y para beber horchata de cáñamo y un chupito de cúrcuma, limón y pimienta. Ahora en Petit Brot los sábados tienen horario de noche para cenas y nosotras tuvimos el placer de estar ahí cuando cambiaban la iluminación por una más tenue y muy acogedora. Increíble lugar, deliciosa comida, personal excepcional. Nos fuimos de ahí saboreando un bombón de algarroba y vainilla que, ¡wow!, podría haber sido perfectamente de cacao. A mi me encanta la algarroba pero sé de personas que no, pues este bombón pasaría por chocolate. ¡Y cómo se deshacía en la boca!

¿Conocéis alguno de estos lugares?

¿Vuestro producto favorito zero waste y vegano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *