No recuerdo la última vez que me había ido a cortar el pelo a una peluquería. Sí que me había ido cortando un poco las puntas yo misma (con el pelo rizado hay una técnica que con el pelo seco vas cortando rizo a rizo, el trozo que ves que está peor). Pero sabía que necesitaba un corte: cuando me lo escalo, mis rizos se reavivan, gano volumen. ¿Y sabéis qué me hizo decidir a ir por fin a la peluquería? Gané un premio de fotografía y uno de los regalos era un corte de pelo en una peluquería del barrio.

Antededentes: no tengo ni idea de fotografía, más allá de que me gusta hacer fotos, encuentro mucha belleza ahí donde voy, cada día hay algo que capta mi atención y me apetece fotografiar. Para ver mi (no) talento podéis ver las fotos de mi cuenta de Instragram, tanto la de @vidadesaborautentic como la de @creciendoconlaspalabras. Tampoco tengo ninguna cámara, más que mi móvil Moto 5G Android de más de año y medio de antigüedad.

¿Por qué un concurso de fotografía? Porque eran las fiestas del barrio, del Poblenou de Barcelona, y vi que se celebraba una gimcana fotográfica un viernes por la tarde. Le dije a nuestro peque de cinco años que iríamos a descubrir el barrio (pues hacía menos de un mes que vivíamos allí), tomaríamos unas fotos y pasaríamos una tarde divertida. Así fue. Él llevaba una cámara digital que era de papá, de al menos una antigüedad de ocho años, y también tomaba sus fotos. A mí se me ocurrió que en todas mis fotos aparecería nuestro hijo haciendo, a su vez, su foto, de espaldas.

El concurso era conseguir encontrar seis lugares del Poblenou a través de descifrar una pistas y sacarles una foto. Eso de por sí ya era bastante un reto para nosotros que éramos bastante recientes en el barrio. Tuve que googlear en un par de ocasiones, pero acabamos encontrando todos los lugares.

Después de una hora y media un poco más (teníamos un máximo de dos horas para completar la gimcana) y al menos 4 km caminados volvimos al punto de partida y entregamos mis fotos. Lo habíamos pasado bien y pensaba que todo quedaría en aquella tarde.

Pero al cabo de un mes aproximadamente se celebraba en el casal del barrio los premios de la gimcana y, otra vez, volvimos, más que nada para saber si habíamos acertado todos los lugares y cómo eran las fotografías de los otros participantes y de las personas ganadoras.

¡Qué sorpresa la nuestra cuando empezamos a ver, en cada una de las seis fotos, que mi nombre aparecía como tercera clasificada y hasta primera clasificada en una de ellas! Premios había dos: el de mejor foto y el de mejor conjunto de seis fotos. Y ese último lo conseguí yo. No podía dar crédito. Me levanté, nuestro peque también me acompañó (¡él era protagonista pues salía en todas las fotos!) y me entregaron un montón de premios: un diploma, la novela El señor Ibrahim y las flores del Corán de Eric-Emmanuel Schmitt, el libro para fotógrafos El ojo del fotógrafo. Guía gráfica, de Michael Freeman, un libro de fotografías antiguas del distrito de Sant Martí de Barcelona (Barcelona: Sant Martí, de Viena Ediciona) y tres “experiencias”. Una entrada de teatro para ver Rita, de Marta Buchaca, en la Sala Becket que ya disfruté el día 1 de este mes. Una cena para dos en un restaurante emblemático y tradicional del Poblenou (¡tendremos que preguntar por sus opciones veganas!). Y aquí el motivo de este post: un corte de pelo en la peluquería Magem, también del Poblenou. Podéis ver toda la publicación sobre la gimcana fotográfica y las fotografías en su web Fotoclub Poblenou.

Por fin el lunes de la semana pasada me fui a disfrutar de mi premio: de repente necesitaba con urgencia ese corte de pelo. Como siempre que voy a una peluquería que no conozco, me llevo mis productos, por si ellos no disponen de productos veganos y cruelty free. Qué sorpresa cuando les pregunte si tenían productos con esas características ¡y me dijeron que sí!

Hacía poco que acababan de adquirir la línea para el cabello INSIGHT. Pude ver sus productos en los estantes de la peluquería y también el catálogo. Toda la línea para el cabello INSIGHT está certificada VEGAN OK: garantía de que los productos no contienen componentes de origen animal ni se ha testado en animales.

Es ecológica, “en sus fórmulas los activos funcionales principales derivan de la agricultura biológica, procedentes de cultivos certificados. En sinergia con estos extractos trabajan también combinaciones de aceites y mantecas de origen natural, que aumentan la acción emoliente y nutritiva del cabello. En promedio, más del 96% del total de la fórmula está compuesto por materias primas de origen natural.” Controlan los niveles de níquel y utilizan agua ozonizada, que se considera “un eficaz agente desinfectante, caracterizado por su rápida acción contra los virus, bacterias y muchos otros agentes contaminantes”.

Para mi cabello, usaron el Champú y el Acondicionador Nutritivos, con extracto biológico de avena y un fitocomplejo nutritivo de aceite de coco, manteca de illipé y aceite de almendra dulce. Con ellos “el cabello se ve más suave, desde la raíz hasta las puntas. Restituye al cabello elasticidad y flexibilidad. Restablece el brillo del cabello, haciendo resaltar su esplendor.”

Después pasaron al corte de pelo, Maribel entendió muy bien mi cabello y mis rizos e hizo un buen trabajo: la medida precisa, capas para dar vida y volumen al cabello y un poquito de flequillo que se funde con el resto. Al terminar me puso la Crema modeladora que define formas, ondulaciones y rizos y usó el difusor.

¡Qué buenos resultados! Mi cabello estaba con vida, a la vez ligero y bouncy (¿cómo se dice en español?). Los rizos estaban más alegres, el olor de los productos es muy agradable. Esta foto no es del día de la peluquería pero es para que veáis el corte y cómo es mi pelo usando productos siempre veganos, cruelty free, naturales y aptos con el método curly girl. Tengo un par de artículos sobre cabello natural y vegano aquí y aquí.

El motivo de escribir esta publicación sobre mi corte de pelo es sobre todo para recomendaros esta peluquería de Poblenou, Magem, donde los trabajadores son muy acogedores, la peluquería muy agradable y, muy importante para las personas veganas, disponen de toda esta línea para el cabello apta para nosotras: vegana y cruelty free.

Si vais por ahí, saludarles de mi parte, no dudéis en decirles que les habéis conocido por mi recomendación en esta publicación.

Peluquería Magem, carrer Llull, 198, barrio del Poblenou, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *